3 PASOS PARA DESVANECER LAS TOMAS NOCTURNAS (Y CONTINUAR CON LA LACTANCIA!)


Asumimos que los lectores de éste artículo, son padres de bebés de más de 6 meses que han tomado la decisión de la mano de su pediatra de desvanecer las tomas nocturnas a favor de una alimentación fundamentalmente de leche (materna o fórmula) y sólidos enfocada en el día. Como madres proveer de alimento a nuestro bebé es algo instintivo y natural, sin embargo muchas veces más que una necesidad nuestro bebé genera un hábito de comer en la noche, que incluso puede afectar que se alimente adecuadamente en el día. En éste artículo te compartimos algunas recomendaciones para desvanecer de manera gradual y al ritmo de tu bebé las tomas nocturnas:

  1. Extiende las tomas: puedes empezar por hacer lo posible por prolongar el tiempo que ocurre entre cada toma (al menos cada 4 horas). Para bebés que utilizan el chupón ésto es relativamente sencillo, para otros bebés puedes intentar arrullar o enfocarte en el paso 2.
  2. Disminuye la cantidad de leche: si tu bebé está acostumbrado a tomar 8 o 5 onzas de leche en las tomas nocturnas, es natural que su cuerpo se programe para recibir ésta cantidad de alimento y despierte. Intenta reducir las onzas de manera gradual día con día (Ejemplo: primer día 7 onzas, segundo día 6 onzas, así sucesivamente) y también la concentración de leche (Ejemplo primer día 7 onzas de agua con 6 cucharadas de leche). Si tu bebé es de pecho puedes intentar reducir el tiempo de las tomas o sacarte la leche y medir las onzas leche materna en el biberón.
  3. Remueve una de las tomas: dependiendo de las tomas que realice tu bebé, una vez que hayas trabajado en reducir la cantidad y diluirla, puedes intentar removerla o solito la pasará por alto ya que su cuerpo de manera gradual se ha acostumbrado a comer cada vez menos durante la noche.

Si tienes dudas si es el momento adecuado para que tu bebé deje las tomas nocturnas, puedes leer nuestro artículo: 3 señales de que tu bebé está listo para dejar las tomas nocturnas.

Baby Sleep Coach: Lorena Gasperini

¿Te gusto el artículo?

3 SEÑALES DE QUE TU BEBÉ ESTÁ LISTO PARA DEJAR LAS TOMAS NOCTURNAS


Atrás quedaron los días en los que tu bebé era un recién nacido, con un estómago diminuto de una onza que naturalmente te pedía comer cada hora o dos horas. Estamos frente a un bebé de más de 6 meses, que ha ido madurando neurológica y físicamente. Sin embargo aún sigue haciendo tomas con mucha frecuencia en la noche, de pecho o biberón y dentro de nuestro infinito agotamiento nos preguntamos, cuál será el momento indicado o cuándo llegará el día que deje las tomas nocturnas ¿? En éste artículo te explicamos algunas pautas que te podrían indicar que tu bebé está listo para dejar las tomas nocturnas:

  1. Crecimiento Consistente y acorde a su Edad: tu pediatra será el encargado de validar que tu bebé está creciendo en peso y talla consistentemente y acorde a su edad y que realmente podría estar listo para dejar las tomas nocturnas. La opinión de cada doctor puede variar infinitamente en cuanto a cuándo es la edad indicada, sin embargo una buena señal es que su crecimiento sea adecuado.
  2. Inicio de Alimentos Sólidos: si tu bebé ya ingiere alimentos sólidos, complementará muy bien las tomas de leche que realiza en el día. Esto es importante porque debe existir un balance, es decir, lo que deja de comer en la noche lo sustituye por alimento en el día.
  3. Come mejor en la noche que en el día: esto es muy común cuando el bebé ya desarrolló un hábito de comer en la noche, entonces sustituye tomas diurnas por nocturnas y se convierte en un círculo que no se rompe. Se puede identificar también porque la primera toma del día no la realiza adecuadamente o porque las tomas nocturnas ocurren casi siempre a la misma hora.

Si consideras que éste es tu caso, podrías empezar a desvanecer las tomas nocturnas día con día y al ritmo de tu bebé incluso sin sacrificar la lactancia materna.

Baby Sleep Coach: Lorena Gasperini

¿Te gusto el artículo?

REGRESIONES DESPUÉS DE VACACIONES !


Regresamos de vacaciones y seguramente llevamos algunos días o semanas intentando retomar nuestra rutina personal y familiar. Poner en orden la casa, ir al super, regreso a la escuela, al trabajo… Suele tomarnos un par de días a todos el “regreso a la realidad” y nuestros bebés no son la excepción. Ellos también necesitan unos días para retomar su rutina y sobretodo su horario olvidado en la vacación. Durante éste período es común afrontar algún tipo de “regresión” con respecto al sueño de nuestros bebés, lo cual quiere decir que se han perdido algunos hábitos que ya se habían adquirido en casa. En éste artículo mencionamos algunas de las razones más frecuentes por la que los bebés afrontan “Regresiones después de Vacaciones” y cómo puedes solucionarlo:

  1. Se olvidaron Rutinas: durante las vacaciones quizás no había tiempo después de llegar de cenar, de las compras o el parque de darle continuidad a la rutina nocturna. Esos 3 o 4 pasos que consistentemente realizamos siempre antes de acostar a dormir a tu bebé que lo preparan física y mentalmente para conciliar el sueño. Es importante que la retomes ahora que estás en casa de manera consistente día tras día para que el mensaje sea el mismo: “es hora de dormir”.
  2. Desajuste de Horario: si viajaste algún lugar en dónde cambió el horario con respecto al lugar donde vives, es normal que tu bebé sufra un desbarajuste en su reloj biológico. Así mismo si no cambió el horario del lugar, pero la dinámica familiar sí radicalmente con respecto a la que lleva en casa, donde sus horas de siestas y comida nunca eran las mismas también puede afectar. El proceso de adaptación al nuevo horario puede tomar unos 4-7 días y lo más importante al igual que en las rutinas es que seas consistente en sus horas de siestas y comidas para que le de sueño y hambre a la misma hora. Si es necesario, es posible que tengas que despertar a tu bebé en la mañana para que su día empiece a la misma hora.
  3. Adiós Siestas: durante las vacaciones es muy común no sólo el desajuste en el horario de siestas, si no en el lugar dónde realizan las siesta. Una vez que el reloj biológico de tu bebé se haya restablecido tras trabajar en sus horarios, procura retomar el hábito de que sean en su cuna. Las siestas en un lugar estático son mucho más restauradoras que en lugares con movimiento como el coche o la carriola.
  4. Acomodo Nocturno: la mayoría de las veces compartimos cuarto con nuestro bebé y otros hijos durante las vacaciones. Lo cual conlleva en muchas ocasiones a que intervengamos en caso de que despierte ayudándolo con el chupón, una toma o incluso pasándolo a nuestra cama. Si ésto representa algún problema para ti y tu familia al regresar a casa, debes trabajar en que aprenda a tomar el chupón por sí sólo (coloca varios chupones en su cuna), desvanecer las tomas (día tras día diluye la concentración y cantidad de leche) y retoma el hábito que duerma en su cuna de manera gradual (quizás los primeros días lo puedes acompañar en su cuarto hasta que se duerme).

 

Tu bebé está completamente consciente de su regreso a casa, por lo cual es importante que recordemos y respetemos las reglas que originalmente ya habías establecido en cuanto a rutinas, horarios, dónde y cómo se duerme el bebé. Siempre existirá un poco de resistencia, sin embargo es importante que con cariño y firmeza le expliquemos y demostremos que todo ha vuelto a la normalidad.

Si necesitas más ayuda al regreso de tus vacaciones revisa nuestros pilares en nuestro sitio web www.buendíabuenanoche.com

Baby Sleep Coach: Lorena Gasperini

¿Te gusto el artículo?

CÓMO SOBRELLEVAR LOS HÁBITOS DE SUEÑO EN VACACIONES


Llegaron las vacaciones ¡! En el recuerdo quedaron aquellos momentos en los que nos sentábamos a leer una revista y preocuparnos por nuestro bronceado. Ahora nuestro día está lleno de actividad y espontaneidad pues la prioridad es divertirnos con nuestros hijos. Lo primero que hay que estar conscientes, es que habrá un poco de desorden en los hábitos de sueño de tu bebé durante éste período, sin embargo lo que no queremos es que sea tanto el desorden que sea imposible regresar a lo que era antes. Aquí te compartimos algunas recomendaciones que te pueden ayudar a sobrellevar las vacaciones:

  1. Continua con sus Rutinas: en cualquier parte del mundo puedes continuar respectando su rutina antes del momento de dormir. Si tu rutina es muy larga puede ser una versión “corta”, pero definitivamente ni el país ni el idioma te deben detener a darle continuidad a la rutina antes de dormir de tu bebé. Puedes llevar contigo el libro, la música en tu celular, etc.
  2. Ajusta Horarios: si viajas por más de una semana y el cambio de horario es mayor a una hora, la verdad lo más sencillo es que tu bebé siga el horario del lugar destino para dormir y despertar. Toma en cuenta que tu bebé estará inquieto y más cansado por el ajuste. Ya establecido el horario, es importante que en la medida de lo posible así sea on-the-go respetemos sus horas de tomas, comidas, siestas y hora de dormir. Si vas en el coche, carriola o sales a cenar, lleva el equipamiento necesario (chupón, leche, cobijita, música, etc). para que se duerma a su hora acostumbrada
  3. Realiza sus Siestas: si te encuentras en casa de un familiar, trata de respetar sus siestas la mayoría de las veces que puedas. La siesta de la mañana es la más restauradora, así que si tuvieras que sacrificar alguna trata de que sea la de la tarde. Si estás en un hotel o de paseo, las acabará haciendo en el coche o la carriola pero es importante que las haga para que duerma correctamente en la noche.
  4. Acomodo Nocturno: la mayoría de las veces compartimos cuarto con nuestro bebé y otros hijos durante las vacaciones. Aquí es importante que recordemos que los bebés hacen ruidos, pequeños llantos y a veces hasta despiertan en la noche. Debemos darle espacio para conciliar el sueño y no saltar al medio segundo a colocarle el chupón, arrullar, etc. Siempre está el riesgo de despertar al  herman@ mayor, que seguramente ya sabe dormirse sin problema, así que le puedes explicar al grande que es posible que el bebé despierte e intenta no reaccionar antes de tiempo con el pequeño. También puede ayudar utilizar ruido blanco o alguna música muy tenue para enmascarar los ruidos.
  5. Recuerda las Reglas al Regresar: tu bebé está completamente consciente de su regreso a casa, por lo cual es importante que recordemos y respetemos las reglas que originalmente ya habías establecido en cuanto a horarios, rutinas, dónde y cómo se duerme el bebé. Siempre existirá un poco de resistencia, sin embargo es importante que con cariño y firmeza le demostremos que todo ha vuelto a la normalidad. Este ajuste de regreso a casa, no te debería tomar más de 4 -7 días.

Si necesitas ayuda al regreso de tus vacaciones revisa nuestros pilares en nuestro sitio web www.buendíabuenanoche.com

¿Te gusto el artículo?

6 RAZONES POR LAS QUE DESPIERTA TU BEBÉ (+6M)


Uno de los grandes problemas de los despertares nocturnos es que se pueden confundir las causas que los generan. En consecuencia desconocemos cómo reaccionar y qué hacer con un bebé que se despierta 4 o hasta 10 veces en la noche. Si bien es cierto que los bebés pueden tener molestias ocasionadas por el reflujo, dientes, calor, frío, sed, etc la mayoría de los problemas de sueño no giran alrededor de éstas causas. En éste artículo te explicamos las 6 razones más comunes por las que despierta tu bebé en la noche:

  1. Asociación de sueño: en qué condiciones aprendió a dormirse tu bebé? En dónde cierra los ojos? En tu pecho, en tu brazo, con arrullo, con un chupón? De la misma forma necesitará dormirse cada vez que despierte en el transcurso de la noche. Despertar es normal entre adultos, niños y bebés. Durante algunos segundos todos lo hacemos y retomamos el sueño rápidamente porque las condiciones son las mismas, seguimos sobre nuestra almohada o simplemente nos acobijamos y seguimos durmiendo. Si un bebé se duerme en el transcurso de la rutina por ejemplo; succionando el pecho o el biberón, necesitará hacer lo mismo para conciliar el sueño en el transcurso de la noche. Si no consigue succionar el pecho/biberón es como no conseguir su almohada.
  2. Expectativa Nocturna: partimos de que es normal que los bebés se despierten y por supuesto que nosotros reaccionemos ante el llanto de nuestro bebé. Pero qué sucede cuando tu bebé se despierta? Salimos corriendo a colocarle el chupón, sacarlo de la cuna para darle leche, cantamos, arrullamos o como dicen algunos padres comienza un baile tapatío? Todo esto genera una expectativa, en las primeras horas de la madrugada cuando el sueño del bebé es más ligero. Entonces al despertar mejor llamo a mamá o papá para iniciar la fiesta!
  3. Hábito Alimenticio Invertido: cuando el bebé es recién nacido, nosotros mismos como padres nos mentalicemos a un patrón llora-alimento. Sin embargo pasando los 6 meses, cuando tu bebé ya empezó sólidos, muestra un crecimiento en estatura y peso continuo acorde a su edad, es probable que el patrón se convierta en un hábito alimenticio invertido. Lo que quiere decir es que simplemente ha generado el hábito de comer en la noche, más que por necesidad por costumbre y lo que deja de comer tu bebé en el día lo come en la noche. La señal más evidente es cuando la primera toma de la mañana no la hacen correctamente.
  4. Muy cansado: el sentido común nos dice, “entre más cansado, dormirá mejor nuestro bebé, mejor que no haga las siestas…” Sin embargo es completamente lo contrario. Un bebé que no hace siestas en el día llegará a la hora de dormir exhausto por lo cual podrán pasar dos cosas: seguramente se dormirá en el transcurso de la rutina ó llegará híper activo ya que su cuerpo segrega cortisol para sobrellevar tantas horas despierto. Cualquiera de las opciones dificulta la capacidad para que el bebé aprenda a dormirse sólo. Adicionalmente el mismo cortisol que permanece en el cuerpo genera despertares nocturnos.
  5. Poco cansado: se trata de los casos en los que las siestas son tan largas que el bebé recupera horas que no duerme en la noche durante el día. Por ello en algunas ocasiones se debe controlar el número y tiempo de las siestas de los bebés para que correspondan a las requeridas para su edad. También existe un factor de la actividad física que realiza tu bebé en el día.
  6. Cabo emocional suelto: esa pieza del rompecabezas que queda perdida en el corazón de nuestros bebés y que regresa en la noche transformada en angustia, miedo o sufrimiento. Alguna imagen que les haya sorprendido, alguna emoción fuerte durante el día, algún cambio en la dinámica familiar, muerte de alguien cercano, embarazo, son algunas circunstancias que generan sentimientos que pueden revivir en la noche con un llanto que sólo nosotros como padres podemos reconocer.

Si necesitas ayuda para sobrellevar alguno de éstos problemas revisa nuestros pilares en nuestro sitio web www.buendíabuenanoche.com.

Baby Sleep Coach: Lorena Gasperini

¿Te gusto el artículo?

3 RETOS QUE AFRONTAMOS LAS SUPERMOMS QUE TRABAJAMOS


Los tiempos han cambiado…  La mayoría de nosotras antes de ser mamas fuimos profesionales, saboreamos la satisfacción de alcanzar objetivos y ser económicamente independientes. Todo éste antecedente genera confusión cuando llega nuestro primer hijo. Por un lado estamos completamente enamoradas de nuestro bebé y sumergidas en la maternidad y por otro añoramos perseguir nuestras metas profesionales o simplemente tenemos la necesidad de trabajar. La realidad es que todas queremos lo mejor para nuestros hijos y si deseamos continuar con una vida profesional debemos estar cocientes de que existen varios retos a los que nos tendremos que afrontar, aquí menciono 3 simplemente para tu reflexión:

  1. Delegar: una de las decisiones más importantes y a la que debes darle mucho peso es quién cuida a tus hijos en tu ausencia. Cada palabra, cada comportamiento, cada reacción, determina cómo va a responder tu hijo ante diversas situaciones el día de mañana. Abuela, nana o guardería, asegúrate que compartan tus valores, pero sobretodo que claramente establezcan límites. No es lo mismo cuidar que educar. Para cuidar requieres ser detallista y responsable, para educar debes saber cómo hacerlo, mientras que eres firme y respetuoso. Son temas complejos para nosotros como padres, crees que la persona que cuida a tu hijo es capaz de hacerlo? Asegúrate de que así lo sea, para que las reacciones de tu hijo vayan en línea con tu estilo de crianza y con la persona que desees que se convierta el día de mañana y así no te lleves sorpresas en un futuro.
  2. Balance de Energía: si hay algo que requiere MUCHA energía es la crianza de tus hijos: cambia el pañal, corremos en el parque, berrinche, darle de comer, cárgalo, báñalo… Por otro lado maneja una hora, expones en la junta, hablas por teléfono, mandas 100 mails también requieren de MUCHA energía. Establece tus horarios y cuánto de tu pila diaria le puedes dedicar a cada rol. Porque tanto tu chamba como tus hijos te lo van a demandar y lo que no se vale es que llegues con la barrita roja a compartir con ellos. Con la barrita roja tu paciencia está en rojo, tu capacidad de escuchar está en rojo y tus reacciones están en rojo. Ajusta tus tiempos para verdaderamente le brindes lo mejor de ti a tus hijos que son tu mejor proyecto de vida. Entendemos que esto no siempre es posible porque simplemente la empresa en la que trabajas no es flexible, entonces es cuestión de que evalúes si realmente es lo que quieres… Afortunadamente vivimos en tiempos en los cuales ya hay muchas opciones para emprender proyectos con horarios que se ajustan a tus necesidades. Busca el cambio!
  3. Estar Presentes: verdaderamente es una maravilla la tecnología. Si no fuera por ella, es probable que hoy no pudiera trabajar y ser mamá. Mails, Skype, WhatssApp, Facetime, Redes Sociales … fantásticas herramientas que nos permiten estar en todas partes en cualquier momento de manera virtual. Pero si no tenemos reglas claras de uso, será nuestro peor enemigo durante esos momentos claves que lo único que nos exigen nuestros hijos es: estar presentes. Algo tan elemental como simplemente “estar” para mí es un gran reto y seguramente para muchos padres. Poder visualizar las hazañas de tu bebé, ver cómo reacciona y se comunica a través de su mirada o simplemente escucharlo, sólo lo podemos lograr y disfrutar si estamos desconectados y si no tenemos en la cabeza todo lo que nos faltó por hacer. Porque la vida es ahora, apaga tu cel cuando estés con tus hijos!

Baby Sleep Coach: Lorena O. Gasperini

¿Te gusto el artículo?

3 BONDADES DE QUE TÚ BEBÉ TENGA HORARIOS


La mayoría de nosotros antes de que nazca nuestro bebé pensamos en todas las cosas que Sí queremos y No queremos hacer cuando seamos padres. Sin embargo cuando llega a casa esa personita con tanto desorden empezamos a entender no sólo a nuestros papás si no también la forma de actuar de muchos amigos papás que son muy estrictos con sus horarios y rutinas. Si éramos del tipo de parejas espontáneas y de poca planificación y resulta que nuestro hijo tiene un temperamento que le cuesta adaptarse a cambios repentinos desafortunadamente la pasarán todos muy mal. La realidad es que independientemente de nuestro estilo de vida o del temperamento de nuestro bebé, los horarios nos brindan bondades que seguramente todos como papás anhelamos, aquí mencionamos algunas de ellas:

  1. Un bebé predecible: tu bebé está llorando y empieza la lluvia de ideas: tiene hambre, tiene sueño, le duele la panza, le está saliendo el diente, todavía tiene reflujo, tiene mamitis o bracitis… y por supuesto todos los que están alrededor opinan! Creo que es uno de los grandes retos como papás empezar a entender el llanto de nuestro bebé. Sin embargo los bebés con horarios se vuelven muy predecibles ya que se establece su reloj biológico para comer y dormir a ciertas horas, por lo cual al menos ya podemos descartar las primeras dos opciones de nuestra lluvia de ideasJ.
  2. Un bebé seguro: los bebés con horarios y estructura se sienten protegidos y seguros. Saben perfectamente a través de nuestras acciones qué esperar de nosotros y esto contribuye enormemente a evitar batallas y berrinches. Un horario no significa que tenemos que hacer lo mismo todo los días, nuestras actividades pueden ser diversas, pero tratamos de enmarcar sus horas de comida-juego-sueño. Anticipar a tu bebé de lo que pasará es fundamental ya que les da tiempo de procesar mentalmente lo que sigue y que no sienta de manera repentina cualquier cambio de actividad.
  3. Un brake para papá y mamá: los bebés con horarios permiten que papá y mamá puedan organizarse para realizar otras actividades necesarias para el hogar, personales o de pareja. En lo que se duerme te puedes ir al súper, trabajar, ir al salón o simplemente sentarte a tomar un café con tu esposo. A veces anhelamos un espacio de paz y tranquilidad con nuestra pareja o con nosotros mismos y definitivamente la mejor forma de planearlo es si y sólo si tu bebé cuenta con una hora predecible de dormir.

Si necesitas ayudar para establecer horarios revisa nuestros pilares en nuestro sitio web www.buendíabuenanoche.com

Baby Sleep Coach: Lorena O. Gasperini

¿Te gusto el artículo?

3 RAZONES POR LAS QUE TU BEBÉ SE DUERME EN LA RUTINA Y POR QUÉ EVITARLO


Antes de que tengamos un bebé ya sabemos que existe una famosa rutina que debemos seguir antes de acostarlo a dormir y pensamos que con una buena rutina dormirá toda la noche… Las rutinas son excelentes para anticipar y relajar a tu bebé lo cual promueve que el momento de dormir sea más fácil para todos. Sin embargo algo que es muy común es que relajemos taaaanto a nuestro bebé que acaba dormido, lo cual tratamos de evitar ya que esto puede generar “asociaciones de sueño” con algún paso de la rutina y en consecuencia buscará que se repita el mismo ritual o paso todas las veces que despierta en la noche. Aquí te presentamos algunas razones por las que se duerme tu bebé en la rutina para tu consideración:

  1. Realiza pocas o ninguna siesta: todos los bebés tienen requerimientos de sueño en el día y en la noche, esto significa que deben dormir ciertas horas en el día y en la noche para que su desarrollo sea adecuado. Por ejemplo; un bebé de 10 meses debe realizar 2 siestas de al menos 1 hora, un bebé de 24 meses debe hacer una sola siesta de 1 a 2 horas. Si tu bebé no duerme lo suficiente en el día probablemente llegue exhausto a la hora de dormir y será inevitable que se duerma en la rutina.
  2. Hora de las siestas: quizás tu bebé realiza muy bien sus siestas, sin embargo no las hace en el horario indicado. Los bebés tienen la capacidad para estar despiertos cierto tiempo dependiendo de su edad. Transcurrido éste tiempo estarán sobre cansados y muy irritables. Por ejemplo; un bebé de 10 meses puede estar despierto entre 3-4 horas mientras que un bebé de 24 meses puede estar despierto entre 5-6 horas. Si tu bebé de 10 meses despierta de su última siesta a la 1:00 pm y tú realizas su rutina antes de dormir a las 7:00 pm es humanamente imposible que no se duerma en la rutina, por ello necesitas hacer un ajuste en su horario para que su segunda siesta no quede más de 4 horas antes de su hora de dormir.
  3. Tipo de rutina: cómo llega tu bebé a la hora de dormir? Muy activo o tranquilo? Si tu bebé llega muy activo es importante que su rutina sea lo suficientemente relajante para bajar su ritmo (masaje y respiraciones, música…) sin embargo si tu bebé está tranquilo trata de no extender éste ritual porque será muy fácil que se duerma tras el cansancio de todas las actividades del día. Escoge las actividades dependiendo de su edad y de su estado de ánimo en éste momento. La rutina más popular es baño-cuento-leche, sin embargo puede ser que ésta rutina no sea funcional para ti. Si tu bebé suele dormirse con la última toma considera la opción de que la toma no sea el último paso o darle la toma con las luces encendidas.

Si tienes dudas de cuánto debe dormir en el día tu bebé, cómo establecer siestas, horarios o ideas de rutinas revisa nuestros pilares en nuestro sitio web www.buendíabuenanoche.com

Baby Sleep Coach: Lorena O. Gasperini

¿Te gusto el artículo?

4 RAZONES POR LAS QUE BATALLAS CON LAS SIESTAS


“Sueño trae sueño” sabiamente decían las abuelitas… es completamente cierto que los bebés que descansan bien en el día, descansarán mejor en la noche. Pero muchas veces el momento de las siesta es ese espacio en el día que prácticamente buscamos evitar porque verdaderamente se convierte en una batalla con nuestro bebé de quién puede más y entre más larga la batalla más corta la siesta.

¿Te gusto el artículo?
Continúa Leyendo