3 RETOS QUE AFRONTAMOS LAS SUPERMOMS QUE TRABAJAMOS


Los tiempos han cambiado…  La mayoría de nosotras antes de ser mamas fuimos profesionales, saboreamos la satisfacción de alcanzar objetivos y ser económicamente independientes. Todo éste antecedente genera confusión cuando llega nuestro primer hijo. Por un lado estamos completamente enamoradas de nuestro bebé y sumergidas en la maternidad y por otro añoramos perseguir nuestras metas profesionales o simplemente tenemos la necesidad de trabajar. La realidad es que todas queremos lo mejor para nuestros hijos y si deseamos continuar con una vida profesional debemos estar cocientes de que existen varios retos a los que nos tendremos que afrontar, aquí menciono 3 simplemente para tu reflexión:

  1. Delegar: una de las decisiones más importantes y a la que debes darle mucho peso es quién cuida a tus hijos en tu ausencia. Cada palabra, cada comportamiento, cada reacción, determina cómo va a responder tu hijo ante diversas situaciones el día de mañana. Abuela, nana o guardería, asegúrate que compartan tus valores, pero sobretodo que claramente establezcan límites. No es lo mismo cuidar que educar. Para cuidar requieres ser detallista y responsable, para educar debes saber cómo hacerlo, mientras que eres firme y respetuoso. Son temas complejos para nosotros como padres, crees que la persona que cuida a tu hijo es capaz de hacerlo? Asegúrate de que así lo sea, para que las reacciones de tu hijo vayan en línea con tu estilo de crianza y con la persona que desees que se convierta el día de mañana y así no te lleves sorpresas en un futuro.
  2. Balance de Energía: si hay algo que requiere MUCHA energía es la crianza de tus hijos: cambia el pañal, corremos en el parque, berrinche, darle de comer, cárgalo, báñalo… Por otro lado maneja una hora, expones en la junta, hablas por teléfono, mandas 100 mails también requieren de MUCHA energía. Establece tus horarios y cuánto de tu pila diaria le puedes dedicar a cada rol. Porque tanto tu chamba como tus hijos te lo van a demandar y lo que no se vale es que llegues con la barrita roja a compartir con ellos. Con la barrita roja tu paciencia está en rojo, tu capacidad de escuchar está en rojo y tus reacciones están en rojo. Ajusta tus tiempos para verdaderamente le brindes lo mejor de ti a tus hijos que son tu mejor proyecto de vida. Entendemos que esto no siempre es posible porque simplemente la empresa en la que trabajas no es flexible, entonces es cuestión de que evalúes si realmente es lo que quieres… Afortunadamente vivimos en tiempos en los cuales ya hay muchas opciones para emprender proyectos con horarios que se ajustan a tus necesidades. Busca el cambio!
  3. Estar Presentes: verdaderamente es una maravilla la tecnología. Si no fuera por ella, es probable que hoy no pudiera trabajar y ser mamá. Mails, Skype, WhatssApp, Facetime, Redes Sociales … fantásticas herramientas que nos permiten estar en todas partes en cualquier momento de manera virtual. Pero si no tenemos reglas claras de uso, será nuestro peor enemigo durante esos momentos claves que lo único que nos exigen nuestros hijos es: estar presentes. Algo tan elemental como simplemente “estar” para mí es un gran reto y seguramente para muchos padres. Poder visualizar las hazañas de tu bebé, ver cómo reacciona y se comunica a través de su mirada o simplemente escucharlo, sólo lo podemos lograr y disfrutar si estamos desconectados y si no tenemos en la cabeza todo lo que nos faltó por hacer. Porque la vida es ahora, apaga tu cel cuando estés con tus hijos!

Baby Sleep Coach: Lorena O. Gasperini

¿Te gusto el artículo?